Mi Roomba y las 3 Leyes de la Robótica

 3 minutos de lectura

 

 

Me encontré con este tweet hace poco y me pareció ¡¡genial!

 

A este Roomba claramente le falta una buena ética y comprensión de lo que es importante para el usuario 😊  

Esto está a punto de cambiar gracias a la Robótica y a la Inteligencia Artificial. Son varias las aplicaciones de la Inteligencia Artificial a día de hoy: juegos, programas informáticos, aplicaciones de seguridad para sistemas informáticos, robótica, dispositivos para reconocimientos de escritura a mano y reconocimiento de voz, programas de diagnósticos médicos y mucho más.

Asistentes de voz como Alexa o Siri, o aplicaciones de tráfico como Waze, son ejemplos muy concretos de aplicación de Inteligencia Artificial. Pero la IA va aún más lejos: ¿Sabías que ya hay programas capaces de escribir materias periodísticas informativas de una manera que hace difícil para el lector distinguirlas de textos escritos por humanos?

 

Machine Learning: ¿Cómo aprenden las máquinas?

 

Lo hacen básicamente de dos modos. El primero basado en reglas. Las máquinas reciben una serie de instrucciones vinculadas a un tema y las aplican para resolverlo. Una y otra vez de modo repetitivo. Pueden existir diversos grados de sofisticación que van desde la mencionada calculadora hasta Deep Blue, cuando venció a Gary Kasparov al ajedrez en 1996. Pero el sistema siempre se basa en algoritmos de instrucciones que pueden ser más o menos complejas.

El otro tipo de aprendizaje, el que más avances está produciendo, es el que podríamos llamar de observación. Las máquinas analizan datos, encuentran patrones, los vinculan y aprenden de ellos. Un ejemplo es DeepMind, el ordenador que aprendió a jugar videojuegos analizando partidas y ha batido todos los récords de juegos clásicos de Atari. Este último sistema de aprendizaje toma más tiempo, ya que siempre se empieza desde cero.

 

 

Por fin, ¿sabes cuáles son las 3 leyes de la robótica?

 

Las llamadas "tres leyes de la robótica" son, básicamente, un conjunto de reglas ideadas por el autor de ficción científica Isaac Asimov, en 1942, en el cuento "Runaround", con la finalidad de poder controlar y tener dominio de los comportamientos de los robots. En el fondo, no son más que tres conceptos clave que consisten en lo siguiente:

  • 1ª Ley: Un robot no puede herir a un ser humano o, por inacción, permitir que un ser humano sufra algún mal.
  • 2ª Ley: Un robot debe obedecer las órdenes que le sean dadas por seres humanos, excepto en los casos en que tales órdenes entren en conflicto con la primera ley.
  • 3ª Ley: Un robot debe proteger su propia existencia desde que tal protección no entre en conflicto con la primera o la segunda leyes.

 

Más recientemente, en 2016, investigadores de Google, en colaboración con OpenAI y Universidades de Stanford y Berkeley, establecieron cinco reglas para el buen uso de la IA, al estilo adoptado por Isaac Asimov en la creación de sus tres leyes de la robótica.

 


Publicación más antigua Publicación más reciente